El proyecto de «Recrecido de andenes, iluminación, paso adaptado y marquesinas refugio en Sant Jordi Desvalls (Girona)» ha supuesto un nuevo reto para TECYRSA que continúa cumpliendo con los requisitos exigidos por Dirección de Obra (Adif). En esta ocasión las premisas eran trabajar sin afectar al tráfico ferroviario y causando el menor trastorno posible a los usuarios de los servicios.

Para lograr este objetivo se prescindió del uso de cualquier maquinaria en vía o borde de la misma por lo que se había condenado la utilización de piezas de borde de andén prefabricadas. De esta forma se optó por un encofrado modular ejecutado in situ con paneles de aluminio cuya instalación manual fuese posible con las restricciones de gálibo impuestas por el tráfico de mercancías nocturno. En la cara de la vía se consiguió, por lo tanto que el conjunto sobresaliese únicamente 9 cm (existían unos 25 cm de gálibo) mientras que por la parte exterior del andén se disponían las riostras necesarias para fijar el encofrado que generaría el borde de andén de 60 cm de altura y canto variable que dejaba una altura sobre la vía de 68 cm. Esto hace que el pedal desplegable de las puertas de minusválidos y bicicletas de los convoys queden enrasados con el andén. Todo el conjunto se armó según requerimientos del contrato y se fijó con barras de diámetro 16 mm dispuestas cada 0,5 m al antiguo borde de andén mediante resina epoxi. Se calculó cual podría ser el rendimiento diario de cada «puesta» de encofrado y se determinó que 100 m por puesta sería una longitud idonea. Así que en 5 puestas se rematarían los trabajos. Finalmente el número de puesta fueron seis ya que había que ir cambiando las paradas de forma que no se interfiriese con los movimientos de los usuarios.

Otro de los retos de este proyecto era el acceso para el hormigonado ya que en el andén 1 no existía camino lateral sobre el que introducir las hormigoneras por lo que se consultó con la Dirección de obra la disposición de los cableados aéreos con la fortuna de que el exterior era únicamente de señal evitando así el arco eléctrico que hubiese impedido el hormigonado con bomba desde la finca cercana. Se utilizó una bomba con manga corta de goma y articulación negativa que conseguía acceder al andén a una altura inferior a la de un hombre por lo que se aseguraban los dos factores determinantes; distancia de las catenarias con tensión y distancia de elementos rígidos en la proximidad de la vía (se recuerda que el tráfico continuaba abierto). En cualquier caso ADIF proporcionó encargado de trabajos que paraba temporalmente el hormigonado según sus comunicaciones y horarios. Esta solución resultó acertada de forma que todos los hormigonados de dicho andén se realizaron  con bomba. En el andén 2, no existió tal dificultad al adecuar el paso de hormigoneras por un camino lateral situado a 4 m del borde de andén por lo que se pudo hormigonar utilizando las canaletas de estas directamente.

Para alcanzar la cota de la rasante en el resto de andén cuya geometría es de 4 m de ancho se construyó una  zapata de borde con esperas que se hormigonó. El relleno del interior se hizo con zahorra compactada pero previamente se introdujo un prisma de canalización eléctrica y arquetas compuesto por 4 tubos de 110 mm de los que se utilizaría únicamente uno dejando tres libres para usos futuros. Todos los servicios existentes se respetaron reconduciéndolos sobre el nuevo prisma, recreciendo y desplazando las arquetas existentes e introduciendo nuevas arquetas dispuestas cada 15 m que estarían al pie de las nuevas luminarias. En cuanto a las luminarias se optó por una solución innovadora que evita los apagones completos de los andenes. Consta de 5 circuitos eléctricos independientes de forma que hay dos circuitos por andén dispuestos en luminarias alternas y un último circuito para las luminarias del paso pedestrail. Todas los circuitos están gobernados por una célula solar que activa el pedestrail en cualquier caso de baja iluminación y da paso a un segundo reloj automático que gobierna los andenes.

El paso pedestrail también se ha trasladado a su ubicación definitiva con un desmontaje y montaje en una única noche de trabajos en la que también se utilizó un hormigón de curado rápido para las transiciones y juntas del mismo.

En cuanto a marquesina el proyecto indicaba que era necesaria la retirada de la marquesina antigua del andén 1 con estructura de hierro y fibra y la instalación de una nueva marquesina igual que la del andén 2 de estructura prefabricada. En el proceso de la obra se determinó, tal y como ya se explicó anteriormente, que existia un problema de gálibos con respecto a las catenarias por lo que se descartó la estructura prefabricada y se diseño la marquesina con encofrado in situ y hormigonado con la misma bomba utilizada en el borde de andén. El resultado se observa en las fotografías adjuntas a pesar de que ya ha sufrido actos vandálicos con la pintada de graffitis. En un último momento se pintarán ambas marquesinas según los RAL indicados por ADIF. En la marquesina del andén 2 también se solicitó un recrecido que aumentase el tamaño de la cubierta y se ejecutó del mismo modo.

Finalmente todo el conjunto va rematado con hormigón coloreado blanco y cepillado respetando las losetas de botones y la baldosa amarilla de borde de andén quedando únicamente por ejecutar las barandillas de las rampas de acceso al andén y las tiras antideslizantes que se ejecutarán con betún epoxi y carburo de silicio.

Fotos de la actuación.

Haga clic para ampliar la imagen